viernes, 27 de julio de 2012

BIZCOCHO EN LA ANTIGUA CAZUELA HORNO DE MI MADRE

Me traje esta antigua cazuela horno de mi casa de Jaén cuando mi madre se vino a vivir con nosotros .

Ella era una buena cocinera , curiosa, inquieta , con afán siempre por aprender nuevas recetas. 
Tenía un don especial para darle el "punto" justo a cada plato y aunque los recursos entonces eran más escasos  ella sabía sacar siempre el mejor partido a todos los alimentos.

En esta olla horno nos preparó muchos bizcochos que a nosotros nos resultaban deliciosos , en unos tiempos donde cualquier postre casero que mi madre elaboraba, nos ilusionaba y nos sabía a gloria.

No  había empleado la cazuela hasta hace poco ya que al no conservar el recetario, dudaba de que me saliera bien el bizcocho pero después de un primer intento ( el bizcocho salió bien pero mejorable), este segundo bizcocho me ha quedado bastante satisfactorio y similar a los que mi madre querida nos preparaba.

Como ella hacía , he empleado aceite de oliva y gasificantes en su elaboración aunque yo le he añadido también café, canela y jengibre .

Mamaita querida.. !cuánto te hubiera gustado ver tu cazuela de nuevo en uso!
 
 

INGREDIENTES

*300 g. de harina de repostería
* 60 g. de harina de maiz
* 3 sobres dobles de gasificantes
* 1 vaso de agua de leche desnatada
* 3 huevos
* 2 claras
* 1 vaso de azúcar moreno de caña
* 1/2 vaso de aceite de oliva virgen
* 1 sobrecito de café instantáneo
* 1 c/c de canela molida
* 1/2 c/c de jengibre molido
* Coco rallado

ELABORACIÓN

* Ponemos la base de hierro de la cazuela en el fuego mínimo y engrasamos y enharinamos la cazuela . La colocamos sobre la base para que se precaliente también.
* En un bol batimos los huevos con el azúcar y seguidamente añadimos el aceite, la leche ,el jengibre, la canela y el café instantáneo.
* A continuación batimos las dos claras a punto de nieve y las reservamos.
* Incorporamos al bol los gasificantes y seguidamente la harina tamizada, removiendo el batido hasta que se integre totalmente.
* Agregamos a la masa las claras batidas a punto de nieve con movimientos circulares y profundos para que no se nos bajen.
* Vertemos la masa en la cazuela y le
ponemos la tapa con los orificios de la misma cerrados.
* Subimos un poquito el fuego y lo mantenemos así 20 minutos. Transcurrido este tiempo volvemos a bajar al mínimo la temperatura del gas , abrimos un poquito los orificios de la tapa de la cazuela y  
dejamos  cociendo el bizcocho 25 minutos más.
* Hacemos la prueba del palillo y dejamos que se enfríe el bizcocho para proceder a desmoldarlo.
* Ya tibio, lo espolvoreé con coco rallado.

*** Esta cazuela horno sólo es apta para cocinas de gas y aún hoy sigue a la venta aunque de otra marca, en ferreterías ***

7 comentarios:

  1. E' bellissimo, cara. E lo assaggerei volentieri. Il tuo ricordo e il tuo racconto lo conservo con dolcezza nel cuore. Ti abbraccio forte! :)

    ResponderEliminar
  2. Ely, muchas gracias por tus palabras.
    Ricordo con affetto per te per sempre e un grande abbraccio.
    !Avere una bella serata con il sole!.

    ResponderEliminar
  3. Maria el bizcocho te ha quedado genial y con aspecto de ser muy jugoso, una delicia!. Pero lo que mas me ha gustado es el recuerdo tan especial que tienes hacia tu madre. Te prometo que me ha emocionado porque yo con mi madre tengo una relación super especial desde siempre, de pequeña era como una lapa, pegada siempre a ella, de hecho yo creo que me gusta tanto la cocina porque me sentaba con ella mientras guisaba y me encantaba como lo hacía. En fin, que ahora aunque tanto mi padre como mi madre con 87 años siguen siendo autosuficientes, les voy viendo mayores y no quiero ni pensar. Está claro que tengo que disfrutar de ellos al máximo. Bueno que me enrollo, lo dicho me ha gustado mucho tu entrada. Tomo nota de la receta, gracias y besitos. Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana,gracias por tu visita y tu comentario.
      La relación con mi madre fué intensa y muy especial.Teníamos una conexión grande interna y externamente.
      La admiré desde niña por su carácter equilibrado,bondados,tranquilo y no creo que haya habido en el mundo persona que supiese quererme,escucharme y comprenderme como ella.Estaba por mi en cualquier circunstacia, en cualquier situación.
      Perder a alguien así duele mucho y aunque hace ya cinco años que se me fué ( le faltaban cuatro meses para cumplir 87 años), está presente en mi corazón y en mi mente cada día.
      Hablo todos los días con ella como hacía durante los casi 15 años que vivió con nosotros.Yo creo que el amor no muere nunca, esa certeza me consuela mucho y me ha ayudado a sobrellevar su pérdida.
      Disfruta de la compañía de tus padres, aunque bien sé por experiencia,que la tristeza que te produce pensar en su pérdida, siempre está ahí,latente, en tu pensamiento que no te impida gozar de ellos.
      Un abrazo grande y sé feliz.

      Eliminar
  4. Ay María que recuerdos, yo también tengo una de estas cazuelas, me la dio mi madre porque no la utilizaba, y yo la utilizo pero en el horno, porque ya no tiene ni tapadera, pero mi madre hacia los bizcochos en el fuego y le salian riquisimos.
    Besos. lola

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lola, querida amiga, la siguen vendiendo en ferreterías, de la marca Ros y tengo entendido que la venden en tres tamaños.El precio alrededor de 30 €.
      Ésta es de la marca Alza y ya no la fabrican pero está en muy buen estado, la verdad y eso que mi madre la utilizó bastante.
      Es verdad Lola que los recuerdos nos acompañan como un tesoro dentro de nuestro corazón y a mi me sirven de consuelo en los momentos tristes, estoy segura de que a ti te pasará también.
      Un abrazo grande y gracias por tu visita Lola.

      Eliminar
  5. Mi madre también tenia una cazuela de horno como esta y hacia muchas cosas con ella sobre todo unos bizcochos que le salían buenísimos, aunque hace 17 años que nos dejo la sigo recordando como si fuera ayer, yo también hablo con ella contándole las cosas que me van sucediendo y diciéndole cuanto me gustaría tenerla físicamente con nosotros. Un abrazo a todas.

    ResponderEliminar